13 Sep, 2019

Recomendaciones para una vejez sin achaques

Recomendaciones para una vejez sin achaques

En el Perú, se considera adulto mayor a la persona a partir de los 60 años y se estima que más de tres millones de peruanos están en ese rango. Pese a que hoy en día se vive más tiempo en todo el mundo (en Lima, la esperanza de vida bordea los 80 años), la gente también se enferma más y, por ello, el médico geriatra Carlos Sandoval señaló la importancia de adoptar medidas para "envejecer" con buena salud.

“El envejecimiento es heterogéneo. La mayoría de personas llega a la ancianidad con algún achaque o enfermedad crónica, pero hay casos de personas que envejecen en adversas condiciones y otros que lo hacen sin enfermedades”, refirió.

Sandoval explicó que actualmente la mayoría de las personas de la tercera edad sufren de enfermedades crónico-degenerativas, entre las cuales están las afecciones cardiovasculares, neoplasias y demencias, como el alzheimer, que afecta al 10% de la población adulta mayor. Otras afecciones comunes en esta etapa son la diabetes, que afecta al 25% de adultos mayores, y la osteoartritis, que es la de mayor prevalencia y ataca al 80% de las personas mayores de 70 años.

Pero eso no es todo. La nutricionista Ximena Chávez Alonso, del portal Salud en Casa, explicó que, con el envejecimiento, el cuerpo humano también presenta una serie de cambios fisiológicos, como la alteración de los órganos sensoriales, la disminución del olfato, el gusto y la salivación, la alteración de la deglución y masticación, por la falta de piezas dentales, o la alteración de la motilidad gastrointestinal.

Todo eso impacta en el apetito y en la absorción de los nutrientes y, por eso, hay un alto porcentaje de adultos mayores que sufre de desnutrición y presenta un severo adelgazamiento, el cual, junto con una enfermedad degenerativa, podría afectar gravemente la salud.

Los principales signos de alerta de que algo anda mal son la pérdida de peso y la pérdida del tejido muscular o graso. Pero también pueden presentarse uñas con estrías transversales por el déficit de proteínas, y edemas en las piernas, así como pelo quebradizo, labios con fisuras, ojos con la conjuntiva enrojecida, y piel con sequedad y palidez por la presencia de anemia”, indicó.

Sandoval enfatizó que, para evitar el avance de estas enfermedades, es primordial promover los hábitos saludables que ayuden a los adultos mayores a conservar la salud, tales como el ejercicio, la dieta sana, el sueño sano, y evitar el tabaco, el alcohol y las drogas.

“Debemos promover el envejecimiento activo, es decir, propiciar la participación del adulto mayor en su casa y en su comunidad. También prevenir el deterioro cognitivo impulsando no solo la actividad física, sino mental y social”, subrayó.

El geriatra indicó, asimismo, que es necesario que los adultos mayores se vacunen contra la influenza, la neumonía, el herpes zóster y la hepatitis B.


Volver