29 Ene, 2020

Cómo combatir la pérdida de apetito

Cómo combatir la pérdida de apetito

El envejecimiento es un proceso natural que genera cambios en el organismo, los cuales afectan la alimentación: desde la regulación del apetito y la sed, la masticación, disminución del sentido del gusto, trastornos de la digestión, aletargamiento del tránsito intestinal hasta la forma de aprovechar los nutrientes obtenidos a través de los alimentos. Es por eso que asegurar la correcta salud de un adulto mayor es una tarea de todos los días.

Dichos cambios, sumados a las preferencias y hábitos alimentarios de cada persona y los factores ambientales y sociales, influyen en que la persona de la tercera edad no pueda, en muchos casos, mantener un peso saludable, músculos y huesos fuertes y un sistema inmunológico adecuado que la proteja de enfermedades.

Durante el verano, las temperaturas mayores exigen al organismo hidratarse frecuentemente y nuestro apetito se ve disminuido. Patricia Chávez, coordinadora de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Privada del Norte (UPN) explica que esto se vuelve crítico para el adulto mayor pues “está alterada la sensación de sed y pueden estar sin tomar líquidos por mucho tiempo. Es importante que se le ofrezca frecuentemente líquidos, no solo agua pura, sino también jugos de frutas y otras preparaciones que los contengan”.

Como el apetito se encuentra afectado en el adulto mayor, es preciso establecer un esquema de comidas más frecuentes, debiendo fraccionarles al menos en 5 principales: desayuno, almuerzo, cena y 2 refrigerios. Además, agrega Sánchez, para facilitar la masticación, se puede seleccionar preparaciones con texturas semisólidas, como purés o cremas, guisos que permitan una cocción mayor de los alimentos, así como cortes de carne más suaves o incluirlas en las comidas en forma de picados.

Por último, considerar que, para disfrutar de las comidas y aprovecharlas al máximo, se debe ofrecer opciones variadas de alimentos, preparaciones novedosas y sobretodo apetitosas, que tomen en cuenta las preferencias y costumbres de los adultos mayores, debiendo planificar el menú diario, pensando en ellos y en su disfrute.


Volver